El Palacio de Goyeneche


El Palacio de Goyeneche fue construido por la linajuda familia Goyeneche, para ser utilizada de casa de campo, habiendo sido residencia temporal del Obispo Goyeneche, entre los años 1818 y 1858. Por esta época destacaba la figura ilustre arquitecto Lucas Poblete, el obispo le encomienda en la traza de la iglesia Catedral (1837) y un poco después la construcción de su mansión. 

El Palacio desde entonces tiene dos plantas, un hermoso juego de columnas en la fachada, la arquitectura de la casona es netamente arequipeña, construida en su mayor parte con sillar, rodeada de jardines adornados con grandes chombas, semeja un castillo en su parte exterior teniendo una ubicacion que permite una extraordinaria vista de la campiña. 

Posee 3 cuartos que eran propios de la servidumbre, una bóveda en forma de L, ademas de una pequeña salita para té, una sala para la oración y la habitación del Obispo Goyeneche. El obispo permaneció en el palacio hasta 1858, cuando pasó a ser arzobispo de Lima. Más en este lapso la mansión paso a ser la más bella residencia, decenas de obra la engalaron y un finísimo mobiliario ocupaba sus salones. Así permaneció el palacio hasta mediados del siglo XX (1945) en la que al dejar de ser propietaria la familia Goyeneche, todas sus riquezas se dispersaron y algunos lamentablemente desaparecieron. 

Una reconstrucción hecha por el Banco Central de Reserva del Perú, para sede de su sucursal en Arequipa, le devolvió su antiguo resplandor, inagurándose el 19 de diciembre de 1979. Actualmente se encuentra funcionando un Restaurante, el ingreso es limitado ya que no esta puesta al servicio del turismo. Aqui se tuvo la primera biblitoca privada de la ciudad con un archivo documental que lo convirtio en el primero de America, referido a la epoca de la emancipacion.