Bandurria


El Sitio Arqueológico de Bandurria es considerado la cuna de la civilización mas antigua de América. Presenta dos sectores: una monumental donde se evidencia el uso del canto rodado en sus construcciones; y una domestica donde se encuentran evidencias de viviendas y un área de cementerio.

Pertenece al Período Precerámico Tardío (3000 y 2000 años a.C.). Este sitio monumental cubre un área aproximada de 23 hectáreas. Presenta un sector público ceremonial compuesto por pirámides de piedra y barro (04 pirámides mayores y 06 pirámides menores) ubicado en el lado norte del sitio y un gran sector residencial/doméstico en el lado sur del sitio, donde se observan los restos de las viviendas, entierros humanos, y restos de las actividades de los antiguos pobladores de Bandurria, quiénes tuvieron acceso a variados recursos provenientes del mar, la albufera y las lomas próximas.

Antes de 1973 se conocía al sitio como Pampa de las Bandurrias en alusión al ave conocida como Bandurria que habitaba esta pampas y que desapareció con la ocupación humana. Su descubrimiento fue un hecho accidentado que lamentablemente destruyó parte del sitio arqueológico. Corría el año de 1973, cuando una inundación de la Irrigación Santa Rosa cortó al sitio, arrasando buena parte del sector sureste de la zona arqueológica. El Ing. Domingo Torero fue la persona que llamó la atención de las autoridades sobre la irrupción de las aguas y rescató abundante material arqueológico, con apoyo de estudiantes y pobladores de Huacho. En este rescate se recuperó también gran cantidad de entierros, cuyos restos humanos se encontraban envueltos en fardos de esteras y telas entrelazadas con grandes piedras encima.

Posteriormente, la Dra. Rosa Fung realizó trabajos de investigación en los años de 1973 y 1977. En las excavaciones efectuadas en 1977, se recuperaron abundantes materiales arqueológicos, entre los que se destacan textiles entrelazados y canastas, a demás de cuentas de piedra, una piedra vestida con un textil entrelazado en un entierro de niño, y una figura de arcilla sin cocer, en la base de la primera ocupación.

La zona arqueológica se encuentra en buen estado de conservación visto que, desde el mes de Julio del 2005 el Proyecto Arqueológico Bandurria - Huacho, a cargo del Arqueólogo Alejandro Chu Barrera y un equipo de arqueólogos y estudiantes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima, viene trabajando paralelamente en la conservación física de los monumentos, en el estudio científico y en la puesta en valor de éstos con fines turísticos.

Suscribete

Ingresa tu email:

Recibiras un email para activar tu suscripcion. Bienvenidos viajeros.

Turismo