Campo de Marte



El Campo de Marte es un gran parque que alberga un enorme monumento en honor a los caidos en la Guerra con Ecuador en 1941 y en algunas ocasiones es sede de la Gran Parada Militar.

Es considerado como el pulmón ecológico de Lima. Dentro del Campo de Marte se puede practicar fútbol, tenis y natación ya que dentro del recinto se ubican las respectivas federaciones nacionales de tenis y natación.

En la parte oeste se encuentra un enorme Monumento a los Defensores en la Guerra Peruano-Ecuatoriana de 1941, del escultor Artemio Ocaña Bejarano, siendo inaugurado el 24 de junio de 1966, el pedestal de granito de cantera tiene 25 m de alto desde su base y 28 figuras humanas. En la parte superior del pedestal, sobresale el grupo La Gloria, La Patria y La Victoria, alberga catorce figuras en acción combativa. La Gloria y La Patria, levanta sus brazos hacia el cielo en pedido de resucitar a los fallecidos y curar las heridas mortales.

Existe también otro grupo escultórico notable, que representa a la tres provincias: Tumbes, Jaén y Maynas, rematando el edificio de 25 m de alto en granito de cantera. En la parte posterior un grupo estatuario en bronce representa la Confraternidad Americana, simbolizado por un apretón de manos de dos jovenes peruano y ecuatoriano, sellando la amistad en ambos pueblos. En uno de los laterales se halla un figura que representa La Justicia, solicitando vivir en comunidad sin rencores, en otro lateral, El Derecho, que simboliza el derecho internacional mendiante el cual se resuelven los problemas fronterizos. Hay estatuas que representan los cauces del Río Marañón y el Río Amazonas. Los trabajos de éste monumento se iniciaron durante el primer periodo de Manuel Prado y Ugarteche, continuándose con Jose Luis Bustamante y Rivero y del Gral. Manuel A. Odría, concluyéndose la misma en 1966 paradójicamente en el segundo periodo de Manuel Prado, coincidiendo con las Bodas de Plata de la Batalla de Zarumilla.

Asimismo, encontramos el Monumento a la Madre, realizado en homenaje a la madre por la Municipalidad de Jesús María, la obra realizada en bronce y granito, representa a una mujer con dos niños, uno en brazos y el otro en cunclillas rodeándole en actitud de solicitarle que se le tome en brazos. Fue inaugurado el 25 de julio de 1969, siendo su escultor Rafael Castillo Rodríguez.

De otro lado, se encuentra el Mural de la Evangelización que fue ejecutado por más de quinientas personas de diversos Clubes Departamentales, así como también de muchos simpatizantes, siendo asesorados por la Municipalidad de Lima, cooperando con la misma empresas particulares que donaron el material suficiente para la obra. Gracias a diversos artistas peruanos plasmaron en este mural lo más característico de cada Departamento y con un sólo propósito, dejar impreso la visita apostólica de Juan Pablo II al Perú realizado del 1 al 5 de febrero de 1985. Los escudos de los Departamentos están ubicados de izquierda a derecha en orden alfabético.

El Monumento a Jorge Chávez, realizado en memoria del Primer Promotor de la Aviación Peruana, que sobrevoló los alpes de Suiza el 23 de septiembre de 1910, hazaña heroica que le costaría la existencia colocándolo entre los precursores de la aviación internacional. Para su elaboración se empleó bronce y granito rosa, es obra del escultor Eugenio Baroni, fue obsequio de la Colonia Italiana, siendo inaugurado el 23 de septiembre de 1937, cumpliéndose el vigésimo séptimo aniversario luctuoso.

El Árbol de la Confraternidad, fue plantado solemnemente por el Presidente de la República, Augusto B. Leguía y la delegación venezolana, el 9 de diciembre de 1924 en la primera cuadra de la Avenida 28 de Julio con motivo del centenario de la Batalla de Ayacucho.

Por ultimo, el Ojo que Llora, se encuentra en la parte este, monumento recordatorio (en forma de monolito) de las víctimas de la violencia interna sufrida por el terrorismo en el Perú durante los años 1980 y 2000; también recae en dos lozas deportivas.