Paquetes Turisticos

Turismo Peru

Lugares Turisticos

Hacienda Huando


La Hacienda Huando tiene sus orígenes en el siglo XIX, siendo su primer propietario el señor Marco Reyes. Ubicada en la provincia de Huaral, contaba con aproximadamente 1,450 hectáreas. En el año 1950 asumen su propiedad los hermanos Antonio y Fernando Graña Elizalde y se dedican a cultivar a gran escala las naranjas de mesa, que tenían la peculiaridad de no tener pepas y de un sabor muy agradable esto le permitió tener una gran demanda en el mercado nacional e internacional. Asimismo en sus tierras se cultivaban mandarinas, toronjas, paltas, pecanas y otros cultivo de pan llevar. Por otro lado sus propietarios fueron muy aficionados a la crianza de reses bravas, constituyendo las ganaderías Huando y Jaral del Monte, cuyos toros fueron toreados con gran éxito en la Plaza de Acho, destacándose por su bravura en los diferentes tercios del toreo. Asimismo criaron caballos de paso, los mismos  que se llegaron a coronarse como campeones a nivel nacional en sus diferentes categorías.

La casa hacienda en sus años de prosperidad era una joya, debido a que su construcción era de tipo colonial, en sus diferentes ambientes tenia azulejos franceses e italianos, en sus acabados se utilizaron maderas de pino oregon traídas de Centro América, estaba finamente decorada con cuadros y muebles de estilo francés, la casa estaba rodeada de hermosos jardines esmeradamente cuidados.

Al costado de la casa hacienda se encuentra una capilla de estilo colonial, en su atrio se hayan dos leones de mármol de carrara y en su interior existen diversos cuadros de santos, destacándose en su nave central de Virgen de la Inmaculada. En la actualidad es utilizada para celebrar matrimonios.

La fiesta patronal de la hacienda Huando se celebraba el 08 de diciembre en honor a la Virgen Inmaculada,  en cuyo programa se consideraba una corrida de toros,  con  presencia de toreros españoles: Palomo Linares, Santiago Martin, Manuel Benitez, entre otros y la pelea de gallos de navaja entre las familias Graña Elizalde y Rizo Patrón de Cañete. El perdedor debía de encenderle un  puro al ganador en el centro del coliseo.

Al producirse la reforma  agraria y otorgándole la propiedad de la hacienda a los trabajadores, trajo funestas consecuencias, la casa hacienda fue prácticamente saqueada, todas las cosas de valor se desaparecieron, entre los mobiliarios de madera, cuadros, menaje, entre otras cosas. En lo que respecta al campo, las parcelas de naranjas fueron descuidadas, por haberse despedidos a los ingenieros agronomos españoles y franceses expertos en cítricos fueron despedidos, las plantas fueron atacadas por plagas y según se dice se enfermaron de tristeza, al no tener el control de plagas y los abonos necesarios para su supervivencia. Esto dio lugar a que las naranjas desaparecieran del mercado nacional. En la actualidad se continua vendiendo en los mercados la naranja de mesa Huando, pero esta ya no existe. 

Lo que queda en la actualidad de la casa hacienda es un simple remedo de lo que fue en sus años de prosperidad, al ser considerada como una de las haciendas mas importante a nivel nacional. En Huando existe un pequeño museo particular, en cuyo interior se encuentran piezas arqueológicas de la cultura Chancay, como son cerámicos, telas y otros objetos.



Ingresa tu email:

Recibiras un email para activar tu suscripcion. Bienvenidos viajeros.