Anaconda, la serpiente amazónica



La anaconda es una de las mayores serpientes conocidas, al ser por mucho la más pesada y una de las más largas del mundo. Se siente a gusto tanto en los árboles como en el agua; prefiere los estanques de aguas quietas a las corrientes rápidas. Pasa la mayor parte del tiempo sumergida, acechando a su presa. 

Esta serpiente liquida a sus víctimas enroscándose alrededor de ella y apretando los anillos hasta que mueren. La anaconda no tritura sus presas, su mandíbula se desencaja, permitiéndole tragar la presa entera y utiliza su fila de dientes interior para ir avanzando sobre su alimento e irlo introduciendo en su garganta. La digestión de una presa grande puede demorar varias semanas, durante las cuales la serpiente se encuentra casi inactiva y dormita en una rama o junto al agua.