Pachamanca, delicia gastronómica andina


Pachamanca proviene del quechua pacha y manka. La pacha es una palabra casi sagrada para los habitantes del antiguo Perú, significa tierra en el sentido literal y mitológico de la palabra. Manka es olla de barro. Es por ello que la pachamanca, la cocción de los alimentos de la propia tierra de la que provienen, es casi un ritual sagrado en la sierra.

La base de una buena pachamanca es la cocción entre piedras precalentadas y el contacto con la tierra, aunque con el paso de los años han variado algunos ingredientes que usaban los habitantes del antiguo Perú, no se ha modificado ese contacto con la tierra que le da a la pachamanca ese sabor tan característico y especial. Toda la sierra goza de este exquisito manjar culinario pero en especial son las provincias de Ayacucho, Junín, Huancavelica y Huanuco, donde se puede disfrutar de los más tradicionales de esta comida.

En una buena pachamanca no pueden faltar las carnes de chancho, cuy, pollo y cordero. No hay pachamanca sin papa y camote, que cocinados en la tierra de la que provienen saben mejor. A partir de ahí nuestra pachamanca puede incluir otros ingredientes como las habas, la yuca, el choclo y el queso.

Cocinar esta tradicional comida es una manera de rendir homenaje a la Pachamama, los incas la preparaban en febrero y marzo para celebrar sus cosechas, al igual que otros eventos comunitarios. Es una forma de adoración a la naturaleza combinada con celebraciones populares, muy enraizada en las culturas andinas, aún en la actualidad.

Atractivos Turísticos del Perú
Gastronomía